viernes, 21 de mayo de 2010

Deirdre

Se encontraba en medio de aquella multitud como un animalillo encerrado en una jaula, nerviosa, confusa, sin saber que hacer o que decir... Era tanto el odio que sentía por aquellos seres que de alguna manera la veían como a un igual, aún sabiendo que aquella mujer de cabello negro y mirada profunda poco tenía que ver con ellos.
Había vuelto a aquel lugar con la esperanza de encontrar a Elionë, la pequeña niña que encontró pocos días atras frente a su lobo, encarándolo con la mirada fija en sus ojos sin miedo alguno. Desde entonces Deirdre no pudo dejar de pensar en ella. No era normal que un mortal se atreviese a observar a su bestia como si de un gato se tratase, ya que ésta era enorme, casi parecía sacada del mismísimo infierno, con su pelaje largo y gris y sus ojos amarillos, por no hablar de la impresión que causaba la simple vista de sus colmillos afilados como cuchillos.
Aquella niña no podía ser una humana cualquiera. Todo hombre inteligente hubiese corrido despavorido de haberse topado con semejante lobo hambriento en medio de una cacería. En cambio aquella niña de ojos oscuros se quedó quieta frente a él, se acercó despacio al animal y susurrándole algo consiguió que se amansara hasta el punto de lamerle las manos (acto que solo se daba con su dueña).

Después de eso la niña se había dado la vuelta y había echado a correr por el bosque en dirección al pueblo de Amuin, donde ahora se encontraba Deirdre buscando a la pequeña de la que tan sólo había conseguido averiguar el nombre después de haber descrito su rostro a la hija de una verdulera en el mercado.
Buscó en todas direcciones, habló con todos los niños que encontró a su paso, pero nadie sabía a ciencia cierta quién era o donde se encontraba.
Sería dificil encontrarla en aquel pueblo que parecía más una ciudad, por sus calles repletas de gente comprando en los puestos que se aglomeraban en torno a la plaza principal.

2 comentarios:

  1. Seguro que si deirdre va con el lobo al pueblo de Amuin encuentran a la niña....ala mandala a buscar otra vez que seguro que la encuentraaaaaa

    ResponderEliminar
  2. Jajajja.... No se puede ir con un lobo huargo a una ciudad!

    ResponderEliminar